Husky Siberiano

Origen

El Husky Siberiano es una raza de perro que proviene de Siberia, más concretamente de Chukotka, Rusia.

Hay evidencias de que fueron llevados a Alaska desde el año 1905 debido a la fiebre del oro. Fueron empleados para tirar de trineos y traer el oro pero, además, fueron usados para competiciones de carreras ya que eran de menor tamaño, más rápidos y de mayor resistencia que los perros comunes (entre 45 y 54 kg) usados en general, los siberianos inmediatamente dominaron la carrera.

Como anécdota contar que en 1925 hubo una epidemia muy dura en Alaska. No había suficiente suero para todos; por si no había suficiente debido a una gran tormenta los aviones no podían despegar. Un husky llamado Balto y todos sus compañeros hicieron una larga travesía de 5 días para llevar ese suero tan necesario.

Rasgos físicos

Es un perro de tamaño mediano de entre 15kg mínimo las hembras y 28kg máximo los machos.
Acostumbrado a vivir en la nieve, tiene el pelaje mucho más denso y grueso que otras razas de perros.
Es capaz de modificar drásticamente su pelaje según el lugar donde viva: puede cambiar entre pelo largo o más corto.

El Husky Siberiano puede tener estos colores: marrón, rojizo, rubio e incluso gris y negro. Puede tener la lengua de color rosada a negra.

Comportamiento

El Husky, como los nórdicos, siempre se le ha representado como el sucesor del lobo. Es cierto que es una raza más complicada que el resto de perros, pero con trabajo y paciencia puedes conseguir perfectamente un Husky totalmente equilibrado.

Lo primero decir que cada individuo es distinto, por lo que puedes encontrar Husky que no cumplen el comportamiento que comentamos a continuación. Pero es verdad que la mayoría de ellos sí.

Queremos hacer hincapié porque sobre los Husky, y cualquier raza en general, conocer su comportamiento es esencial para saber lo que se te viene encima.

Son perros con muchísima energía. Durante cientos de años han sido seleccionados para ello, para ser los que más corren, los que más resistencia tienen,... Debes tener en cuenta que vas a tener que salir con él todos los días y no a dar una vuelta al barrio para que hagan sus cosas, si no le gastas la energía él lo hará en casa.

La misma energía física es la que tienen mentalmente y, por ente, les debes agotar mentalmente también. Por eso les encantan los juegos de inteligencia, de comida o los que sirven tanto físico como psíquico: ir con ellos en bici, en patines,... Deben correr pero también mentalmente estar pendiente de ti de si giras, de si paras,...

Son escapistas cuando lo anterior no lo haces. Ellos son muy curiosos y si no están agotados físicamente ni mentalmente, no te preocupes que ellos ya se buscarán lo que hacer y, te aseguro, que como lo encuentren no será nada bueno. Los típicos dueños que cogen un Husky por su belleza pero no se comprometen a satisfacer sus necesidades, terminan en un jardín o en una finca. Ellos tarde o temprano se buscan las mañas para escaparse terminando más veces de lo que te crees atropellados.

Leerás que son difíciles de adiestra, lo que es difícil es adiestrarlos con las técnicas habituales (sobre todo si hablamos de la educación con castigos). Si quieres que te siga debes motivarlo, por ello lo ideal es la educación en positivo y dentro de ello debes investigar qué es lo que más le motiva (normalmente la comida, son glotones).
Es tan importante saberles motivar porque como dicen muchos dueños: "ellos piensan por sí mismos". Es lo malo y lo bueno de esta raza, no tienen obediencia ciega en tí. Tú le das una orden y ellos, en su pequeño cerebro piensan si le merece la pena acatarla o no. Claro, si tú le dices "ven" y ellos están con un rastro de un conejo, ya tienes que encontrar una gran motivación que les merezca la pena ir a ti y no perseguir al conejo (porque sí, también, tienen un alto instinto de caza).

Son sociables tanto con niños como con otros perros.
Les encantan las casas con niños ya que con tanta energía que tienen, los niños son los únicos que les siguen el ritmo. Con ellos se pasan todo el día jugando, al igual que si tiene algún otro hermano peludo. Les verás que te agotas tú solo de verles jugar todo el día mientras ellos están tan agusto.

Son pésimos perros guardianes. Todo lo contrario, son super confiados con los extraños, y si tienen comida ya ni te cuento. Por lo que coger un Husky para tenerle de guarda es la peor decisión que puedes hacer. Además de que son perros que odian la soledad, necesitan vivir en manada y sobre todo compartir su vida con humanos.

No son cariñosos podrás leer. Bueno, desde luego que no son perros falderos. No van a estar en tus pies todo el día pero les encanta tenerte cerca. Aunque tú no lo creas o, incluso en el campo, no lo veas él te tiene totalmente controlado. Sabe donde estás y a donde vas lo que a veces te lleva a asustarte porque tú no le ves, le llamas y no viene y de repente aparece. Ha estado ahí todo el rato y sabía que estabas bien.
Ellos son cariñosos a su manera, tendrás mimos cuando ellos quieren mimos. Esto que puede parece algo malo, en realidad es otro de sus rasgos que si le entiendes te enamora de esta raza.

No ladran, más bien aúllan. Aunque si convive con otros perros que ladran o en el parque de perros, lo aprenden perfectamente. Eso sí, suelen ser más silenciosos que otras razas porque como hemos dicho anteriormente, el ser un perro guardián no es su punto fuerte.

Cuidados

Hay dos temas importantes en su cuidado: el pelaje y la energía.

Como hablamos en "Antes de Adoptar un Nórdico" ellos tienen mucho pelo. Esto les protege del frío pero también del calor. El Husky tiene dos capas, cada una con un tipo de pelo diferente.

- La capa interior de manto es densa y suave. Nosotros decimos que es como pelusa. Es la que les aisla de las bajas y altas temperaturas.

- La capa externa es lisa y también muy suvae. Es de tamaño medio, ni muy largo ni muy corto. Es el que le da el color al perro.

En tema de limpieza del pelaje ellos son tipo gato, no les gusta nada estar sucios y se pueden pasar mucho tiempo lamiéndose para limpiarse.

Cada cuanto bañarles

Es una pregunta que toda la gente primeriza en perros pregunta, nuestra respuesta es: cuando lo necesite. Como hemos hablado ellos son muy limpios, se limpian ellos solos. El número de veces que les bañamos depende un poco de su estilo de vida, si están todo el día en el campo manchados o si son más ciudad. Como todo, los extremos no son buenos tanto bañarles muy a menudo como no hacerlo.

A nuestro entender, hay algo más importante que bañarles y es cepillarles.

Cepillarles

Su pelaje es de las necesidades que no se pueden descuidar. Es una rutina que importante porque tenemos que eliminar el pelo muerto, retiramos la suciedad (evitando tener que bañarlo), evitamos la aparición de nudos o enredos y detectamos de forma pronta la presencia de parásitos.
Hemos conocido varios casos de rescatar nórdicos con dermatitis debido a que los dueños apenas lo cepillaban, tomando medicación y solo necesitaba un cepillado rutinario.

Debemos acostumbrarle al cepillado desde pequeños o desde el primer día si lo adquirimos de adulto. No hay nada peor que un nórdico que no se deja cepillar, por nosotros porque es un sufrimiento y por él porque es algo que no se puede negociar.

Tipos de cepillo

Hay muchos cepillos en el mercado para muchos tipos de pelaje, para un Husky te aconsejamos los siguientes:
- Rastrillo
- Carda blanda
- Peine metálico

¿Cada cuánto se cepilla un husky?

En esto sí podemos decirte que cuanto más mejor, pero mínimo una o dos veces a la semana. Lo que hacemos normalmente es que cada vez que salimos de paseo llevamos el cepillo, mejor cepillarle solo unos minutos cada día que pasarte el fin de semana haciéndolo, por nosotros pero también por ellos porque se cansan.

Siempre tendrás pelos en casa, pero si quieres que en vez de estar en casa estén en la basura debes depillarle a menudo. Cuanto más lo cepilles más evites que se le caiga pelo en casa.

Muda de pelo

El Husky cambia de manto dos veces al año que suele coincidir con cambios de estación. De primavera a verano y de otoño a invierno, lo que habitualmente se dice que cambian a pelaje de invierno y a pelaje de verano.
Las mudas pueden cambiar mucho dependiendo del lugar donde vivas, de las calefacciones de casa, si no hay un gran cambio de temperatura,... Es posible que tu Husky tenga una muda al año, que tenga tres o ninguna.

Cuando el Husky está mudando el pelo debe ser cepillado todo los días (lo verás en casa que no deja de haber pelo, pasas la aspiradora y sigue habiendo). Podemos ser listos y que el día de baño coincida con el final de la muda, así eliminamos todo el pelo muerto y nos metemos en la siguiente estación con un pelaje excelente.

¿Se le puede cortar el pelo a un Husky Siberiano?

Rotundamente NO.

Pensamos que un pelo corto puede refrescar al perro en verano, pero creamos el efecto contrario, provocando un aumento de la temperatura, quemaduras y hasta un golpe de calor en el perro. Volvemos a decir que nunca se debe cortar el pelo a un Husky ni a cualquier nórdico. Lo que ayuda a que esté fresco es que su capa exterior esté bien cepillada y aireada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies